Ámelos como a su familia. Aliméntelos como a su familia.

Señales de cáncer en mascotas

  • Nodos linfáticos inflamados: Estas “glándulas” están ubicadas en todo el cuerpo pero se detectan más fácilmente detrás de la mandíbula o detrás de las rodillas. Cuando estos nodos linfáticos crecen, pueden estar sugiriendo una forma común de cáncer llamado linfoma. Una biopsia o citología de estos nodos linfáticos aumentados puede ayudar a emitir un diagnóstico.
  • Un absceso creciente o cambiante: Cualquier absceso en una mascota que esté creciendo o cambiando rápidamente en textura o en forma deberá analizarse mediante biopsia. Los absceso deben estar en jarras de biopsia, no en las mascotas.
  • Distensión abdominal: Cuando el estómago o "panza" se distienden rápidamente, esto podría sugerir una masa o tumor en el abdomen o podría indicar presencia de alguna hemorragia en la zona. Una radiografía o ultrasonido abdominal pueden ser muy útiles.
  • Pérdida de peso crónica: Cuando una mascota pierde peso y usted no la ha puesto a dieta, debería llevarla para que la chequen. Esta señal no diagnostica cáncer, pero indica que algo no va bien. Muchos pacientes de cáncer tienen pérdida de peso.
  • Vómito o diarrea crónicos: Diarrea o vómito sin razón aparente deberán checarse. A menudo los tumores del tracto gastrointestinal pueden causar vómito y/o diarrea crónicos. Exámenes como radiografías, ultrasonidos y endoscopias son herramientas diagnósticas útiles cuando esto sucede.
  • Sangrado sin razón aparente: El sangrado bucal, nasal, del pene, vagina o encías que no se explique por algún trauma debe examinarse. Aunque los trastornos de sangrado ocurren en mascotas, suelen descubrirse cuando las mascotas son jóvenes. Si se inicia un sangrado inesperado cuando una mascota ya es mayor, deberá realizarse una búsqueda minuciosa.
  • Tos: Una tos seca, no productiva, en una mascota mayor deberá llevar a que se tomen radiografías de pecho. Este tipo de tos es la señal más común de cáncer de pulmón. Por favor, recuerde que hay muchas causas de tos en perros y gatos.
  • Cojera: la cojera sin razón aparente, especialmente en razas de perros grandes o gigantes, es una señal muy común de cáncer en los huesos. Las radiografías de la zona afectada son útiles para detectar el cáncer en los huesos.
  • Dificultad para orinar: La dificultad para orinar y sangre en la orina suelen indicar una infección común del tracto urinario; si la dificultad y el sangrado no se controlan rápidamente con antibióticos y son recurrentes, el cáncer en la vejiga podría ser la causa subyacente. La citoscopía u otras técnicas que permiten que el veterinario tome una biopsia de la vejiga son útiles y a veces necesarias para establecer un diagnóstico definitivo en estos casos.
  • Mal aliento: Los tumores orales sí se presentan en mascotas y pueden causar que una mascota cambie de preferencia alimenticia (por ej.: prefiera comidas duras o suaves) o causan que una mascota cambie su manera de masticar. Muchas veces, se puede detectar un olor fétido en las mascotas con tumores orales. Suele ser necesario un examen oral minucioso con radiografías o tomografías computadas, con sedación, para determinar la causa del problema.