Ámelos como a su familia. Aliméntelos como a su familia.®

Grooming para tu mascota de patas a orejas

El grooming de tu perro o gato implica mucho más que mantenerlo limpio — en realidad se trata de su bienestar y salud. Cuando se les realiza el grooming adecuadamente y con regularidad, nuestras mascotas se sienten mejor y con más energía — también es genial para su salud mental.

Asimismo, es un momento ideal para examinar a tu mascota para averiguar si tiene pulgas, garrapatas, sarpullido, irritaciones, protuberancias o heridas. Adicionalmente, podrás revisar sus oídos, ojos y dientes para consultar con el veterinario acerca de cualquier cosa que parezca inusual.

Como la salud y el bienestar de tu amigo de cuatro patas es muy importante para ti, queremos compartir contigo información que puede serte útil para mantener a tu mascota en su mejor forma — con tips valiosos, consejos de sentido común y de expertos que te brindarán las pautas para darle a tu mascota el mejor grooming posible desde casa.

Grooming canino

Un grooming adecuado se enfoca en cuatro áreas — pelaje, uñas, dientes y oídos.

Pelaje

Se recomienda que cepilles a tu perro todos los días. Esto te ayudará a mantener su pelo en óptimas condiciones al remover la suciedad mientras que dispersas sus aceites naturales a lo largo de su pelaje. También ayudarás a prevenir nudos y a mantener su piel limpia y libre de irritaciones. Los perros con pelo largo necesitan cuidado diario, mientras que los caninos de pelo corto necesitan una sesión a la semana. Elige un momento en el que tu perro esté relajado, como después de salir a pasear y cuando tengas el tiempo disponible.

Aunque haya cepillos de variadas formas y tamaños, básicamente existen tres tipos — cepillo de cerdas, carda y cepillo de filamentos flexibles. Cuando se trata de escoger un cepillo para tu perro, debes considerar la raza y el tipo de pelaje que tiene:

Cepillo de cerdas. Puede usarse en todo tipo de pelajes. En general, mientras más largo sea el pelaje, más espacio debe de haber entre cada cerda. También, mientras más abundante sea el pelo, las cerdas deben de ser más firmes.

Carda. Ya sea con puntas anguladas o no, este tipo de cepillo es el preferido para aquellas mascotas con pelaje de longitud media y con ondas o rizos.

Cepillo de filamentos flexibles. Estos cepillos tienen filamentos delgados y son especialmente útiles para remover nudos y exceso de pelo.

Los peines de goma también son efectivos para masajear la piel y remover el pelo muerto de mascotas de pelo corto. También es buena idea usar un rastrillo para cepillar el cabello para remover el exceso de pelo y los nudos del pelaje de tu perro.

Cepilla en dirección del crecimiento del pelo. Comienza con la cabeza y continúa con la cola y las patas. Lo ideal es que comiences con el hábito del cepillado desde que tu mejor amigo es un cachorro. Para que se convierta en una experiencia divertida y agradable, debes de comenzar lentamente y premiar a tu perrito con muchos treats.

Ducha

Debes bañar a tu mascota una vez cada dos meses o cada que sea necesario. Asegúrate de cepillarlo antes de meterlo a la bañera para que puedas quitar el exceso de pelo y los nudos de su pelaje.

Tips para la hora del baño

  • Coloca un tapete de baño o una toalla en la regadera para evitar resbalones. Posteriormente, coloca una bolita de algodón en los oídos de tu mascota para evitar que le entre agua.
  • Mójalo con agua tibia. Si tienes una regadera manual, úsala. Procura que la boquilla siempre esté cerca del cuerpo de tu peludo y nunca la uses directamente en el rostro.
  • Aplica shampoo en pequeñas porciones y masajea desde la cabeza hasta la cola.
  • Asegúrate de limpiar muy bien su parte trasera, entre los dedos, detrás de las orejas y debajo de su mentón. Procura que el shampoo no se meta a los ojos de tu canino.
  • Enjuaga abundantemente con agua tibia.
  • Seca a tu perro con una toalla o con un secador de cabello.

Uñas

Cortar las uñas de tu canino es una labor muy importante — las uñas largas pueden dificultarle caminar. Debes recortar las uñas de tu mascota una vez al mes. Necesitas un cortaúñas especialmente diseñado para el tipo de perro que tienes — puedes usar uno de estilo guillotina. También es importante que compres polvo coagulante para perros.

Tips para cortar las uñas

  • Corta gradualmente cada uña. Asegúrate de detenerte antes de alcanzar la parte carnosa, ya que contiene nervios y vasos sanguíneos.
  • Si no puedes ver claramente la parte carnosa de la uña, deja de cortar justo en el punto en el que la uña empieza a curvarse.
  • Si cortas la parte carnosa, no entres en pánico. Coloca un poco de polvo coagulante en un algodón húmedo y presiona el algodón contra la uña durante unos segundos. Esto debe de parar el sangrado.

Oídos

El cuidado de los oídos es una parte muy importante del grooming. Las infecciones en esta zona no sólo son dolorosas, sino que pueden provocar una pérdida de audio permanente. Entre los signos para detectar un problema en los oídos están el enrojecimiento, la comezón, que tu mascota agite la cabeza y un mal olor.

Limpieza de oídos

  • Revisa los oídos de tu perro dos veces al mes. La piel del interior y en las orejas debe mostrar un color rosa pálido. Si detectas un mal olor o piel roja, café o negra, debes llevar a tu perrito con el veterinario.
  • Humedece una bolita de algodón con agua tibia o con aceite mineral para la parte más superficial del canal auditivo y las orejas. No intentes llegar más adentro del canal.

Dientes

Los perros pueden tener caries y desarrollar enfermedades periodontales. Por ello, sus dientes deben limpiarse con un dentífrico para mascotas al menos dos veces a la semana. Lo mejor es usar un cepillo de dientes pequeño con cerdas suaves. Quizá puedas necesitar que tu veterinario también realice una limpieza periódica.

Grooming felino

Los gatos se acicalan a sí mismos, por ello, no necesitan tanta ayuda como los perros. La cosa más importante que puedes hacer por tu minino es cepillarlo. ¿Cada cuánto? Depende de qué tan largo sea el pelaje.

  • Los gatos pelo corto de un solo manto, como el Siamés, el Burmés y el Cornish Rex, necesitan poco mantenimiento.
  • Los gatos pelo corto de manto denso, como el Pelo Corto Americano, el Pelo Corto Británico y Escocés, requieren de una sesión de grooming mensual.
  • Los gatos de pelo semi largo, como el Maine Coon, deben ser cepillados y recibir un baño con mayor regularidad.
  • Los gatos con un pelaje largo y sedoso, como el Persa, deben ser cepillados y recibir una limpieza de sus rostros cada tercer día. Asimismo, deben tomar un baño semanalmente o quincenalmente. También se deben limpiar sus oídos.

Tips para cepillar a tu gato

Sin un cepillado adecuado, los gatos pueden ser víctimas de la descamación, de una consistencia grasosa del pelo y de los nudos. Procura cepillarlo cuidadosamente desde el frente hacia atrás y calmar a tu gato con una voz suave. Realiza esto cuando sea necesario para mantener al mínimo la descamación y los nudos. El cepillo debe seleccionarse de acuerdo con el tipo de pelaje. En general, el cepillo debe remover la piel seca y muerta del pelaje de tu gato, así como el exceso de pelo mientras distribuyes los aceites naturales.

Cepillos duros. Son la opción ideal para mantener alejados de los nudos a los gatitos con mantos densos y pelo corto. Los cepillos suaves pueden ser útiles para los gatos de pelo corto y lustroso.

Cepillos metálicos. Son la mejor opción para mantener un pelaje largo alejado de los nudos.

Cepillos de goma para mano. Son una alternativa si tu gato tiene aversión a los cepillos regulares. Estos pequeños cepillos fácilmente se agarran con la mano para cepillar a tu gato mientras lo acaricias.

Si tienes un gato de edad mayor que es sensible a los cepillos metálicos, busca un cepillo cuyos dientes sean plásticos. Este tipo de cepillo puede ser más cómodo para la piel de tu gato.

Tomando control de los nudos

Las pequeñas rastas pueden formarse aún en el gato mejor cepillado, especialmente durante la temporada de muda. Si encuentras estos bultos de pelo seco y enredado en el pelaje de tu minino, nunca intentes cortarlos, porque corres el riesgo de cortar la piel de tu felino. Es mejor que intentes deshacer el nudo con un peine.

  • Con una mano, toma el pelo lo más cerca posible de la base sin jalar directamente la piel del gato.
  • Con la otra mano, sostén el peine y, con la punta, intenta deshacer el nudo hasta que poco a poco se vaya soltando.
  • Conforme comienza a separarse de la piel, será más fácil cepillarlo.

Bañando a tu gato

A veces, los pelajes grasosos, las alergias y la suciedad hacen necesario que tu minino tome un baño. Esto puede ser complicado, ya que a los gatos generalmente no les gusta el agua — de hecho, suelen evitar mojarse.

Limpiando los ojos de tu gato

Las lagañas son todo un problema especialmente para los gatos de rostro chato y ojos grandes — ciertas razas, como el Persa, tienen esa curiosa apariencia de cara "aplastada".

  • Para limpiar los ojos de tu gato, usa una toalla o una bolita de algodón humedecida con agua templada.
  • Sostén la cabeza de tu gato y limpia cuidadosamente el párpado inferior con la toalla/algodón húmedo. ¡Sé cuidadoso! No talles directamente el globo ocular.
  • Deja que la humedad suavice las lagañas y limpia de nuevo. Asegúrate de usar una sección limpia de la toalla cada vez que lo realices.