Ámelos como a su familia. Aliméntelos como a su familia.®

Qué esperar en el chequeo médico anual de tu mascota

Cuando se trata de la salud de tu mascota, la mejor ofensiva es una buena defensa. La buena alimentación, el ejercicio y las visitas anuales al médico son las mejores recomendaciones para los humanos, pero también los son para los miembros peluditos de la familia.

La prevención es la manera más simple y efectiva en cuanto al cuidado de la salud. Para los perros y los gatos, la visita anual al veterinario es la perfecta oportunidad para asegurarte de que tu mejor amigo esté saludable y para actuar a tiempo ante cualquier circunstancia.

A continuación, compartimos contigo algunos puntos que te prepararán para tu visita anual al médico y sepas qué esperar.

Preparación pre-veterinario

La visita anual al veterinario no es el paseo favorito de nuestros amigos de cuatro patas. Te presentamos algunas formas para que tu mascota tenga un itinerario más tranquilo.

1. Lleva contigo su objeto favorito

Tranquiliza a tu perro o gato con su juguete preferido, una prenda o una almohada que tenga un aroma familiar. Los bocadillos son su alimento favorito. Seguramente tu veterinario tendrá muchos a la mano, pero no hace daño tener un paquete de bocadillos que distraigan a tu mascota.

2. Lista de preguntas o preocupaciones

Saca el mayor provecho a tu visita con una lista sobre dudas o preocupaciones que tengas. Si se presentó un cambio significativo en el comportamiento, apariencia o hábitos de tu mascota, éste es el momento de sacarlos a la luz.

3. ¿Mascota asegurada?

Si tu mascota cuenta con un seguro médico, no olvides traer contigo su carnet para que el papeleo sea más fácil.

4. Expectativas

Aunque ya estés preparado para la visita, debes mantenerte a la expectativa de cualquier sorpresa y estar listo para asistir a tu perro o gato en caso de que se estrese o se muestre poco cooperativo. Recuerda, tu peludito amigo está en buenas manos.

En primer lugar, tu médico veterinario le hará a tu mascota una revisión en pelaje, piel, ojos, oídos y boca. Estará atento en caso de que haya presencia de piel seca o pérdida anormal de pelo y hará una revisión para verificar la condición general del cuerpo.

Tu veterinario le echará un ojo a la forma en la que tu perro o gato se sienta y camina, y verá qué tan alerta se muestra. Éste es un buen momento para informarle a tu médico sobre cualquier preocupación que tengas, de esta forma, podrá enfocar su revisión en tus observaciones.

Tal como lo hace un médico para humanos, tu veterinario escuchará el corazón y los pulmones de tu mascota con un estetoscopio para asegurarse de que los latidos y la respiración sean normales. Tocará alrededor de los ganglios linfáticos, el abdomen y los músculos en busca de algún bulto, inflamación o dolor.

Sobre la vacunación, consulta con tu médico veterinario sobre las medidas necesarias y preventivas, y busca su recomendación sobre las fechas de vacunación que le corresponden a tu amigo de cuatro patas y sus siguientes revisiones médicas.

Lo ideal es que sigas los consejos de tu médico. Recuerda que el cuidado preventivo es la mejor apuesta, ya que ayuda a garantizar una larga y feliz vida a tu peludito mejor amigo.