Ámelos como a su familia. Aliméntelos como a su familia.®

Cómo cuidar a un gatito

¿Adoptarás a un gatito o aún lo estás meditando?  Probablemente no hay nada mejor que llevar a casa una cosita de ojos grandes y nariz aterciopelada (¿en realidad quién rescata a quién?), pero incluso aunque ya hayas tenido un gatito, más vale repasar los puntos básicos.

¿Podemos observar?

La mejor edad para adoptar

La separación de los gatitos de sus madres biológicas y sus hermanos es mejor cuando tienen entre 10 y 12 semanas de edad. Sin embargo, si la camada no ha tenido mucho contacto humano, es mejor que lleguen a casa entre las 6 y 7 semanas de edad.

En cuanto a la personalidad, esta puede ser una de las veces en la que la curiosidad no mata al gato: busca un gatito curioso que sea juguetón, no uno tímido. Entre todos, selecciona aquél cuya gat-itud complemente a los miembros de tu familia.

Preparación para recibir al gatito

Antes de introducir al gatito a su nuevo espacio, guarda los objetos que pueda morder, tragar o con los que se pueda asfixiar. Deja fuera del alcance de su pata servilletas, toallas de papel, papel higiénico, lápices, plumas, cintas elásticas, joyería, globos y otros objetos pequeños. Si tienes otras mascotas, asegúrate de que hayan visitado al veterinario para que no contagien con alguna infección a su nuevo hermano.

 

 

Más tips a prueba de gatos:

  • Sujeta los cordones de las ventanas y guarda tapones y cables eléctricos. 

  • Consulta con el centro toxicológico más cercano (1-888-426-4435) para recibir una lista de plantas venenosas que debes evitar tener en casa.

  • No dejes a su alcance el acetaminofén (Tylenol); es mortal para los felinos.

  • Esconde los atrapadores de cucarachas u hormigas.

  • Baja las tapas de los baños y cierra la de la lavadora y la secadora.

  • Cierra los gabinetes de la cocina y el baño, ya que pueden resguardar químicos como blanqueadores y detergentes, los cuales pueden provocar gran daño.

 

Trayendo a casa al gatitoLa guarida del gatito

Escoge un espacio aislado, lejos de los otros miembros de la familia peludos, para que el gatito se acostumbre a su nueva vida. Si dormir se convierte en un problema, intenta el truco de envolver con una frazada un reloj con tic-tac y colócala cerca de su cama. Abre su transportadora y coloca cerca comida, agua, un arenero y juguetes.

Evita los juguetes que tengan partes pequeñas y movibles, ya que se pueden desprender fácilmente y ahogar a las mascotas. Los cordeles, hilos y listones pueden hacer que los gatitos se pongan extra juguetones, pero cuida que no se enrede o se ahogue. Los mejores juguetes son los peluches de animales y las pelotitas, ya que son seguros y estimulan el ejercicio.

Es probable que tú te diviertas más viendo jugar a tu gatito de lo que él se está divirtiendo, pero también es importante que observes su comportamiento cuando está descansando. Héchale un vistazo a sus movimientos dentro y fuera de la transportadora. Si se esconde rápidamente, es probable que aún necesite tiempo para aclimatarse. Si empieza a pasearse, entonces significará que está listo para explorar el resto de la casa.

Conocer a los parientes

Un gatito puede tardar hasta un par de semanas en relajarse, así que mejor limita la interacción humana durante esos días. Posteriormente, preséntale a los otros miembros de la familia paulatinamente, uno a la vez, para que conozca la esencia de cada uno.

Enséñale a tus hijos a sostener al gatito con una mano debajo de sus patas delanteras y la otra debajo de sus patas traseras. También deben saber que bajo ninguna circunstancia deben jalar el cuello, las orejas o la cola. Y aunque haya berrinches de por medio, los niños menores de 4 años no deben cargar a un gatito, menos si no hay supervisión adulta.

Las otras mascotas residentes querrán oler inmediatamente a su nuevo hermano, para ello debes presentar al gatito en su territorio. No dejes que corra libremente por la casa, porque ese es el territorio de sus nuevos hermanos.

Los gatos residentes pueden ver al gatito brevemente bajo tu observación. Si hay bufidos de por medio, sepáralos inmediatamente e intenta de nuevo después de unos días. En el caso de Fido, asegúrate de que tenga bien puesta la correa cuando conozca a su hermano felino e intenta evitar que el gatito salga huyendo, ya que tu canino puede pensar que se trata de una presa que debe perseguir.

Si todos los hermanos se llevan bien, refuerza este buen comportamiento con unos bien merecidos premios. Nunca dejes de supervisar el tiempo de juego hasta que el gatito haya crecido completamente.

¿Podemos observar?

Los gatos tienen el instinto primario de explorar, así que permite que tu gatito recorra un cuarto a la vez. Coloca su transportadora con la puerta abierta en la habitación que está explorando para que se resguarde en caso de que se ponga nervioso y necesite retirarse apresuradamente. Permite que el gatito explore mientras tú lo observas de cerca y en silencio en caso de que se esconda debajo de la cama o corra rápidamente debajo del sillón. Si empieza a rascar tu lujoso edredón, colócalo de nuevo en el piso para enseñarle que la cama está fuera de sus límites.

Abierto las 24 horas

Los gatitos necesitan muchos nutrientes y energía—dos o tres veces más que los gatos adultos, ya que crecen rápido. El 30% de su energía total debe provenir de la proteína, así que asegúrate de alimentarlo con comida especialmente formulada para el primer año de vida gatuno, como alimento seco para gatitos o latas de alimento para gatito denso en nutrientes. El resto de la dieta debe provenir de alimentos secos o húmedos de alta calidad con proteínas y aminoácidos esenciales, los cuales le brindarán todo el soporte nutricional que necesita.

A diferencia de los cachorros, los gatitos no arrasan con su comida en una sola sentada, por lo que puedes colocarle todo un buffet para el día y la noche. El alimento seco es conveniente porque no se echará a perder si lo dejas un rato en su plato; asegúrate de que siempre tenga agua fresca disponible. También querrás que sus hermanos, como Fido, no hurten la comida de tu gatito, así que es mejor poner su plato en áreas donde los demás no puedan llegar.

Ocupándose de sus asuntos

De forma instintiva, los gatitos escarban para enterrar sus desechos, pero igual pueden necesitar un pequeño empujón cuando se trata de hacer sus necesidades. Después de que tu gatito termine de comer o haya tomado su siesta, preséntale el arenero. Si no acude a él de forma natural, toma una de sus patas e incítalo a que escarbe. Es probable que necesites repetir este proceso varias veces.

Durante las primeras semanas, alimenta a tu gatito con la misma comida, rutina alimentaria y la arena que tenía antes de ser adoptado. Puedes cambiar paulatinamente a otra arena y alimento después de que se haya acostumbrado.

Primera revisión médica

 

Primera revisión médica

Lo más conveniente es agendar una cita con el veterinario antes de su llegada. El médico buscará garrapatas en sus oídos, pulgas, parásitos y también le dará el medicamento que necesita y las vacunaciones.

El médico también determinará la edad en la que debe de ser castrado o esterilizado, proceso que puede tomar lugar incluso a las 8 semanas de edad. La esterilización ayuda a proteger a las gatitas de riesgos mamarios, uterinos y cáncer de ovarios, mientras que, en lo machos, la castración reduce el riesgo del cáncer de próstata.  Beneficio adicional: disfrutarás de tener una casa menos rociada de orina y limpiezas de arenero menos olorosas.

 

¡Bichito, bichito, bichito!

Los caninos no son los únicos que se benefician del entrenamiento. Así como el prepri de los perros, la "etiqueta felina" se ha puesto de moda y, de hecho, puedes enseñar a tu gato a que acuda a ti cuando lo llamas. Además, si tienes más de un felino en casa, quizá necesites deshacerte de comportamientos desagradables de tus camaradas felinos

¡Más allá de todo, debes de apreciar cada momento con el nuevo miembro de tu familia!

Lo que debe tener tu gatito

  • Platos de comida y agua

  • Una columna texturizada para rascar y estirarse

  • Juguetes seguros y divertidos que estimulen el ejercicio, por ejemplo, varitas, pelotas, dispensadores de treats, etc.

  • Una cama de gato con una sábana o toalla

  • Un cepillo y un corta uñas veterinario

  • Una transportadora

  • Una placa identificadora o un implante de microchip. Aunque el gatito sea el rey de la casa, debes de estar listo por si se escabulle al exterior. Un collar seguro con una placa identificadora pueden regresarlo a casa sano y salvo.

 

Explora Baby BLUE

¿Sabes sobre nutrición?

Toma nuestro baby BLUE test y evalúa tus conocimientos sobre nutrición para gatitos y aprende más sobre los ingredientes sanos y holísticos en los alimentos BLUE

Responde el Quiz