Ámelos como a su familia. Aliméntelos como a su familia.®

¿Por qué maullan los gatos?

“Si los animales pudieran hablar, el perro sería un tipo torpe y franco; pero el gato tendría la extraña gracia de no decir una palabra de más.”   ~ Mark Twain

Contrario a lo que creía Mark Twain, los gatos tienen muchas maneras de expresarse, ya sea ronroneando, maullando, aullando y bufando — ¿pero qué significan?

Los maullidos pueden ser la manera simple en la que tu gato saluda o te pide toda tu atención. Contrario al estereotipo popular, muchos gatos aman ser acariciados, jugar y "platicar". Los felinos que pasan la mayor parte del tiempo solos, se vuelven altamente vocales cuando sus humanos llegan a casa.

Por supuesto, los gatos también maúllan cuando quieren comida. ¿De qué otra forma podrían decirte que tienen hambre? Que no te sorprenda que tu gato aprenda a maullar en cuanto entras a la cocina, especialmente en la mañana, cuando ya están esperando el desayuno.

Si tu gato está maullando, no sólo es para manipularte y conseguir comida o atención, puede suceder que necesite otra cosa. ¿Está limpia su caja de arena? ¿La caja de arena es de fácil acceso? ¿Tiene suficiente agua? Asegúrate de que sus necesidades básicas estén cubiertas antes de intentar traducir lo que intenta decirte.

Estoy un poco aburrido, ¡sólo digo!

 ¿Será que tu gato necesite un cambio de paisaje? Los felinos que se aventuran al exterior rápidamente aprenden a maullar en la puerta con la esperanza de que los dejen entrar o salir de nuevo. Bajo esa circunstancia, una puerta para gato resulta ser un muy buen proyecto por hacer, así tu felino puede ir y venir a su gusto, sin embargo, la ASPCA recomienda que los gatos se mantengan en interior para protegerlos de enfermedades, fauna peligrosa y el tráfico.

Si tu gato ya fue a dar un paseo y le gustó, prepárate para escuchar muchos maullidos en puertas y ventanas, especialmente si has decidido ya no satisfacer su pasión por los viajes. En ese caso, quizá quieras que explore un área exterior cercada para que tu gato esté lo más seguro posible cuando lo dejes salir.

Ruido nocturno

El maullido lastimero puede ser un signo de ansiedad y puede convertirse en un problema si tu felino decide subir el volumen en horas inapropiadas (pista: la madrugada). 

Si tu gato es un maullador nocturno y su canto a la luz de luna interfiere con tu descanso de belleza, intenta incrementar su actividad antes de ir a la cama a través de un tiempo de juego para que esté cansado. Los juguetes colgantes que parecen ratones y pájaros reales, junto con las pelotas de ping pong, son perfectos juguetes de ejercicio para gatos que se creen perro y les gusta "ir tras la pelota".

Además, como nos pasa a nosotros, a los gatos les da sueño después de una gran comida, así que intenta alimentarlo tarde en la noche con un bocadillo justo antes de ir a la cama. 

Callando al "gatito platicador"

Antes de intentar detener el maullido extremo, es mejor descubrir la causa. Busca patrones cuando tu gato esté muy vocal y lo que hace que se detenga.  

Si deja de maullar cuando recibe atención, intenta romper ese hábito ignorándolo hasta que esté en silencio; después, en el momento cumbre del silencio, inmediatamente muéstrale afecto. Si comienza a vocalizar fuertemente de nuevo, aléjate. Repite hasta que entienda que no premiarás comportamientos ruidosos.

Si tu gato pasa mucho tiempo solo durante el día y sientes que eso es lo que incrementa sus maullidos durante la noche, intenta conseguir una niñera felina para que le haga compañía durante unas horas mientras estás fuera de casa. Asegúrate de dejar muchos de sus juguetes favoritos para que tu felino se sienta feliz.

Para detener el "voy a maullar para que me den comida", debes establecer horarios de comida y cumplirlos. De esa forma, tu felino aprenderá cuándo esperar comida. Los dispensadores de comida que se abren a una hora establecida pueden disminuir el maullido por comida, porque tu gato aprende el momento exacto en el que se servirá la cena.

A veces, el cambio de dieta puede provocar que los gatos vocalicen más. Consulta con tu veterinario sobre alimentos altos en fibra o proteína que puedan ayudar a que tu gato se sienta satisfecho cuando las porciones son menores.

El chillido de la noche

Los chillidos son "llamados gatunos" que realizan los mininos para encontrar pareja (y dejar helados de miedo a los padres de mascota). Los gatos hacen alaridos para informar al sexo opuesto que están disponibles. Si tu hembra aún no está esterilizada y de pronto es mucho más cariñosa y te ronronea, significa que entró en calor.

Su "onda de calor" puede durar entre 3 y 10 días y continuar en intervalos de 10 a 14 días a lo largo de su temporada de apareamiento (de febrero a septiembre en el hemisferio norte) de no estar preñada. Los gatos de interior pueden estar en calor durante todo el año.

Por otro lado, los gatos macho que no han sido castrados pueden comenzar a maullar sin cesar y a marcar simplemente al escuchar u oler a una hembra en calor. Para evitar el "chilladero" y los gatitos no planeados, consulta con tu veterinario sobre la esterilización de tu gato. 

Se siente mal

Si tu gato no deja de llorar y sin ninguna razón aparente, llévalo con su veterinario para que pueda revisar si se trata de algún asunto médico.

Los gatos de mayor edad pueden desarrollar tiroides hiperactiva y problemas en los riñones, lo cual puede provocar un maullido extremo. También pueden tener una disfunción de aprendizaje o una deficiencia sensorial que les provoque confusión. En ese caso, el maullido puede significar desorientación y estrés.

Sin importar la razón, nunca regañes o persigas a tu gato por ser muy platicador o ruidoso.  Puede ser que detenga temporalmente el comportamiento, pero no quieres que tu mejor amigo te tenga miedo — especialmente cuando su ronroneo en realidad puede ser bueno para ti.

Vibraciones buenas

Los antiguos griegos lo hicieron. También el Japón del sigo XVI e incluso la NASA. Todos ellos usaron el poder de sanción de las vibraciones para tratar todo, desde la estasis sanguínea y la perdida de hueso, hasta el dolor de articulaciones y úlceras. Los practicantes señalan que las vibraciones en un rango entre los 20-140 Hz brindan beneficios terapéuticos.

Justo aquí es donde entra tu gato y su "motor". ¿Sabías que el ronrroneo de tu gato vibra en ese mismo rango? Aunque el ronroneo de tu gato no sea la cura para tu padecimiento, estudios han determinado que acariciar a tu mascota es bueno para los humanos — no sólo para los peludos.

Beneficios de acariciar a tu mascota 

Dar cariño a esas adorables bolitas peludas ayuda a:

  • Disminuir el estrés
  • Diminuir los problemas respiratorios
  • Reducir la presión sanguínea
  • Reducir el riesgo de sufrir un ataque cardiaco*