Ámelos como a su familia. Aliméntelos como a su familia.®

Ejercitando a perros mayores

Perro trotando

Como nosotros, los perros se vuelven un poco más lentos con la edad. Tu canino, que una vez fue un cachorro alborotado que no podía quedarse quieto, finalmente ha perdido su ímpetu. Aunque ya no esté a toda máquina, aún debe poder mantenerse en movimiento.

Los perros mayores, así como sucede con los humanos de la tercera edad, necesitan moverse para mantenerse sanos. Sin embargo, es importante crear una rutina de ejercicio que esté dentro de sus posibilidades físicas para que pueda disfrutar sus años dorados con buena salud.

Identifica sus limitaciones

La osteoartritis es una de las condiciones más comunes que limitan la movilidad y la habilidad al momento de ejercitarse. El estrés diario en los huesos y los tendones puede deteriorar las articulaciones de tu canino. Esto puede presentarse especialmente en perros con sobrepeso y en algunas razas, como el Pastor Alemán y el Labrador Retriever, los cuales particularmente son susceptibles a desarrollar esta enfermedad.

Si tu perro muestra signos de artritis o deterioro en las articulaciones, debes ser cuidadoso cuando se trata de realizar ejercicio y las actividades de juego que incluyan movimientos rápidos y volteretas. Es posible que tu mascota pueda resbalar y caerse provocando dolor y un daño permanente.

Si notas que tu mejor amigo está teniendo dificultades para caminar, llévalo con el médico veterinario y, de acuerdo con su recomendación, procede con un plan de ejercicios más amigable según su edad.

El gran exterior

No importa la edad, no hay nada como llevar a tu perro a tomar un paseo. Trata de comenzar cada día con una caminata en compañía de tu viejito. Esta actividad ayuda a que tu amigo peludo caliente el cuerpo y tenga actividad muscular el resto del día. Comienza con un recorrido de 10 a 15 minutos y gradualmente aumenta a caminatas de una o dos horas, dos o tres veces a la semana.

Ejercicio para el cerebro

Entrenamiento canino

La gimnasia mental es tan importante como el ejercicio físico. Una forma fácil de estimular mentalmente a tu perro es mezclando su alimento. La variedad hará que sus días sean un poco más interesantes y lo ayudará a emocionarse con la siguiente comida.

Esconder premios en la casa o dentro de juguetes especiales para treats también son una buena idea para hacer que tu perro mayor use su cerebro y sea recompensado.

Si tu perro puede, sube y baja con él las escaleras. También puedes probar con un step —el accesorio que se utiliza durante las sesiones de aerobics— para que tu perro pueda subir y bajar varias veces. ¡Recuerda! El ejercicio debe ser moderado y siempre debes de echar un ojo para detectar cualquier molestia en articulaciones o huesos.

Alimento

Alimento y diversión para viejitos

Un régimen de ejercicios amigable para perros geriátricos debe ser complementado con una buena nutrición. Las fórmulas para perros senior deben cumplir con las necesidades según esta etapa de vida. El alimento para perros con suplementos para el cuidado de las articulaciones y el mantenimiento de los músculos es altamente valioso cuando se tiene en casa un perro mayor.

En cuanto a la diversión, sólo porque tu perrito ya tiene mucho colmillo no significa que ya no quiera jugar. Los juguetes para perros senior deben ser suaves para que tu amigo peludo no se lastime los dientes ni la mandíbula. Los frisbees suaves, los juguetes masticables y las pelotas afelpadas le dan la oportunidad de regresar a su épocas de cachorro y no son peligrosos como los juguetes de textura dura.

Con la alimentación, el ejercicio y el juego correcto, tu mejor amigo puede continuar disfrutando una vida activa y saludable. Así que toma la correa, dirígete a la puerta y déjalo olisquear por donde quiera, tal como cuando era un juguetón cachorro.