Ámelos como a su familia. Aliméntelos como a su familia.®

Encontrando al entrenador perfecto

Tu amigo peludo debe estar en manos de un profesional que pueda cumplir con sus necesidades. Naturalmente, como padre de mascota, quieres escoger a un amante de los animales que use técnicas efectivas y humanitarias.

Muchos pueden enseñar algunos trucos y decir que son entrenadores. Por lo tanto, debes estar atento de aquellos falsos entrenadores que usan métodos poco efectivos que incluso pueden exacerbar problemas de conducta. 

Para contratar a un entrenador confiable, es necesario que conozcas a fondo la experiencia de cada candidato. Por ello, compartimos contigo los siguientes cinco consejos: 

¿Qué necesita aprender tu perro?

¿Quieres contratar un entrenador para que tu mascota aprenda algunos trucos o quieres solucionar algunos problemas de conducta? Primero debes conocer muy bien tus necesidades para que puedas encontrar a un profesional que cuente con la experiencia y las habilidades adecuadas para cubrir las necesidades de tu peludo amigo.

Busca el reforzamiento positivo 

Ningún perro es ni nace siendo malo. Asegúrate de que tus candidatos usen el reforzamiento positivo durante el entrenamiento para el desarrollo de una buena conducta.

Muchos entrenadores han demostrado que el acercamiento positivo es más efectivo que el uso de métodos más agresivos, como los collares de descargas eléctricas. En malas manos, el entrenamiento a través de castigos puede ocasionar que los perros se hagan agresivos.

La certificación y las referencias sí importan

No es necesaria la certificación para convertirse en entrenador, sin embargo, ¿no preferirías contratar a alguien que ha estudiado y ha tenido que cubrir ciertos requerimientos que a alguien sin certificación? 

Delimita tus opciones a sólo entrenadores certificados y pídeles sus referencias. Los detalles que brindan los clientes anteriores sobre los métodos que usan los entrenadores te facilitarán la labor de encontrar un entrenador confiable. 

Cuantos más sean, mejor

Busca profesionales que ofrezcan clases grupales para que tu perro pueda socializar con otros caninos y padres de mascota mientras recibe su entrenamiento. A veces, la combinación de clases grupales e individuales le brinda a tu mascota lo mejor de ambas modalidades.

Es un asunto familiar

Contrata un entrenador que permita que tu familia se involucre. A veces, los padres de mascota requieren el entrenamiento más que sus mascotas, ya que ellos, sin saberlo, podrían contribuir al desarrollo del mal comportamiento.

Infortunadamente, como sucede con los niños, los perros no vienen con un manual de instrucciones. Vale la pena contratar un entrenador lo antes posible, idealmente, cuando tu mejor amigo es un cachorro; así puede crecer como un perro bien portado e inteligente.

Los perritos más viejos también pueden beneficiarse del entrenamiento, especialmente cuando traen un mal comportamiento “bajo la pata”. Después de todo, nunca es tarde para aprender.