Ámelos como a su familia. Aliméntelos como a su familia.®

Entrenamiento de correa para tu perro

¿Cómo evitar que tu canino jale la correa?

Aunque los llames "paseítos" o prefieras deletrear la palabra, muchos perros se emocionan e incluso corren a tomar su correa cuando te escuchan decir la palabra "paseo". Llevar a caminar a tu mascota (en otras palabras, hacer ejercicio) es una de las actividades más importantes que puedes realizar con tu amigo peludo. Si se hace correctamente, lograrás fortalecer tu papel como el líder de la manada.

Por ello, el entrenamiento es tanto para tu perro, como para ti. Un paseo llevado a cabo adecuadamente puede convertir un estira y afloja en una experiencia placentera para ti y tu canino.

Un comportamiento saludable durante los paseos ayudará a evitar problemas comunes, como el jaloneo de la correa, el cual puede ser peligroso para ambos. Si tu perro jala lo suficientemente fuerte, podrías soltarlo y tu perro tendría la oportunidad de correr sin control o podría tirarte al piso.

A continuación, te compartimos algunas maneras para que ambos estén a salvo:

Siempre lleva la delantera

El que se encuentre adelante, controla el paseo. Por ello, tu perro no debe de ir enfrente de ti. Idealmente, tu canino debe de caminar a tu lado o ligeramente detrás de ti; ese es el mejor indicador de que eres su líder.

Otras formas de ser el líder:

  • Enseña a tu perruno a esperar. Aunque él sepa tomar su correa (o no), debe sentarse pacientemente mientras colocas la correa en su collar.
  • Sé el primero en cruzar la puerta; no dejes que tu perro te arrastre.

La correa debe estar corta

Las correas cortas te brindan mayor control. Las correas que se colocan en el collar en la parte superior de la nuca y entre las orejas te brindarán mayor facilidad para guiar a tu perrito y a corregirlo durante los paseos. Mantén la correa corta, nunca apretada ni alzando la cabeza de tu mejor amigo.

El collar es muy importante

Estampados de cupcakes, huellitas o con el nombre bordado... Existen miles de diseños cuando se trata de collares. Sin embargo, más allá de la apariencia, debes de considerar su funcionalidad al momento de realizar una compra.

Evita los collares que se colocan alrededor de la base del cuello de tu cachorro, estos pueden fomentar el jaloneo. La parte donde se sostiene el cuello es de las más fuertes del cuerpo de tu canino, lo cual le brinda mucha fuerza al momento de jalar. Si el collar se encuentra al final del cuello, al momento de jalar, el collar puede oprimir la tráquea provocándole daño. Los collares que se colocan en la parte superior del cuello son más seguros y te dan mayor control.

Saca partido de la energía positiva

No hay nada mejor que tener la mejor actitud; en serio, nada mejor. Tu perro se contagiará de cualquier ansiedad que sientas durante el paseo, así que intenta mantener la calma y ser asertivo.

Si tu canino es de los que jalan a pesar del entrenamiento, puedes considerar usar un arnés con clip frontal para pasearlo o collares de entrenamiento que se ajustan alrededor del hocico para desalentar el jaloneo.

Ten en mente que muchos perros jalan porque su principal interés no es caminar, sino correr. Antes de intentar cambiar ese comportamiento adquirido, mejor únete. Permite que tu perro corra con la correa para gastar su energía extra. Puedes trotar, andar en patines o en bicicleta con él siempre y cuando tu médico y el veterinario den el visto bueno a estas actividades.

Premio. Premio. Premio.

La positividad se trata de reforzamiento. Y premios. El entrenamiento básico comienza dándole un treat a tu perro cuando está atento a ti caminando a tu lado y cerca de ti.

Cuando ambos logren ir a un paso adecuando, di "SÍ" y premia a tu cachorro con un bocadillo cada vez que te dirige la mirada y camina a tu lado. Reconoce y premia cada vez que tu perrito muestra buenos modales durante los paseos.

Cuando empiezas a educar a tu canino, es muy importante que lo premies con frecuencia con sus treats favoritos. Una vez que haya aprendido buenos modales al momento de salir a pasear, disminuye la frecuencia de los premios y reemplázalos con placeres simples, como detenerte para conducir sus asuntos sociales y privados.

A diferencia de ti, olisquear a sus amigos y hacer pipí son momentos importantes durante el paseo. Como buen líder, debes controlar el momento en que termina el recreo y asegurarte de que dure menos que la caminata.

Premio post paseo

Continua guiando y premiando a tu mejor amigo aún después del paseo. Enseña a tu mascota a sentarse mientras le retiras la correa. Después, dale su comida; tu perrito asociará la caminata como una forma de trabajar para ganarse sus croquetas y agua. Esto es reforzamiento positivo en la mejor de sus expresiones.

Entrenamiento para cachorros

Al principio, tu pequeño amigo sólo querrá sentarse y jugar, no usar un collar. Alienta a tu cachorro a ponerse de pie y salir cargándolo y llevándolo afuera.

Los cachorros y los perros mayores —que suelen ir un poco más lento— pueden responder bien a los juegos de "seguir al líder". Aléjate unos cuantos pasos de tu perro mientras sigues sosteniendo su correa.

Ir marcha atrás hará que tu cachorro dé media vuelta para seguirte. Cuando lo haga, dile un "SÍ" muy animoso y prémialo con un bocadillo. Esto le enseñará a que te siga sin importar la dirección a la que te dirijas.

Llévalo afuera

Las mañanas son el momento del día ideal para tomar una caminata de por lo menos una hora. Si no puedes hacer una hora completa en tu agenda, procura disponer de 30 minutos para pasear a tu perro. Por supuesto, toma en cuenta que cada perro tienen necesidades específicas, por lo que debes consultar con tu veterinario antes de comenzar una rutina de ejercicio, especialmente cuando se trata de un cachorro o de un perro mayor.

Como cualquier habilidad, el entrenamiento con la correa requiere práctica, paciencia, tiempo y muchos treats. ¡Sal de casa y emprende una caminata! Es bueno para la salud física y mental de tu canino. ¡Y también es bueno para ti!

 

Tips de seguridad para paseadores nocturnos

Aunque las caminatas en la mañana son ideales, las apretadas agendas humanas no siempre permiten que los padres de mascota salgan a caminar con los miembros peludos de la familia durante las primeras horas de sol. Ahí es cuando, después del trabajo, se hacen presentes los paseos nocturnos, lo cual muchas veces se traduce en caminar en la oscuridad con tu mascota. A continuación, te compartimos algunas cosas que puedes hacer cuando se trata de seguridad al salir de noche.

  • Coloca bandas reflectantes y luces en el collar y la correa de tu cachorro. También puedes comprarlas para ti.
  • Usa luces de clip.
  • Compra ropa reflectante para ti y tu perro.
  • Lleva contigo una linterna; incluso puedes colocar una en el collar de tu perro o en tu gorra. Algunos recogedores de heces tienen accesorios de iluminación.
  • Lleva contigo un silbato de sonido agudo para que otros sepan tu ubicación.
  • No olvides tu celular; generalmente cuentan con linterna y puedes realizar llamadas de emergencia si estás en áreas con cobertura.
  • Dirígete a lugares concurridos, como colonias con movimiento y áreas iluminadas.