Ámelos como a su familia. Aliméntelos como a su familia.®

Pequeños consejos para tallas pequeñas

Es difícil creer que tanto el Chihuahua como el Gran Danés son Canis familiaris Sin embargo, a pesar de compartir la especie, los perros de tallas pequeñas y los perros de talla grande labran su propio camino. Desde el grooming, la alimentación, los juguetes y los premios, cuando se trata de caninos, nada es unitalla. Si tu mejor amigo mide menos de 45 centímetros de altura y pesa menos de 20 kilos, aquí te presentamos algunos consejos para cubrir sus necesidades de talla pequeña.

Cuerpo pequeño, vida larga

Generalmente, los perros pequeños viven más que los gentiles gigantes. Sin embargo, las tallas pequeñas suelen presentar padecimientos de salud específicos, por ejemplo, problemas con las articulaciones de las patas, incluyendo displasia de cadera, que surge cuando el hueso no embona bien en el acetábulo de cadera, o el deslizamiento de rótula, lo cual los hace propensos a la artritis.

Asimismo, muchos perros de rostro chato, como el Bulldog Francés, el Pug, el Cairn Terrier o el Cavalier King Charles Spaniel, pueden tener problemas al respirar debido a sus reducidas vías respiratorias. Recuerda siempre estar al tanto de las condiciones específicas de la raza de tu mejor amigo y procura que tenga visitas regulares con su médico veterinario.

Vigoriza la buena salud

Los cuerpos pequeños no siempre tienen apetitos menores. Generalmente, los perros de esta talla rebozan energía y un terrier de 5 kilos requerirá una cantidad de alimento diferente que un mastín de 45 kilos. Nutre a tu perrhijo con alimento especialmente formulado para su talla, con mayores niveles de proteínas y carbohidratos para cubrir las necesidades que exigen sus elevados niveles de energía. ¡Recuerda! El alimento seco para razas pequeñas ayuda a remover el sarro mientras mastica.

Ejercicio y socialización

Sí, los perros de tallas pequeñas lucen adorables cuando se asoman desde sus bolsas de mano o “tote bags” perrunas. Aún así, ellos siguen siendo caninos que necesitan mucho, mucho, mucho ejercicio. Las caminatas regulares son un “must” para la salud física y mental de nuestro mejor amigo, sin importar su tamaño. Pon especial atención a cualquier limitación que esté enfrentando tu perro de talla pequeña ante cualquier actividad —como tener patas cortas— y siempre consulta con tu veterinario para asegurarte de que tu pequeño es lo suficientemente sano para cualquier actividad.

Tu perro bien podrá tener el tamaño de un bebé, pero intenta no tratarlo de esa forma. Sabemos que es difícil evitarlo, especialmente cuando se ve ridículamente lindo y más siendo un cachorro, pero no estarás haciéndote ningún favor si lo mimas demasiado.

Para canalizar correctamente la desbordante energía de tu mejor amigo, la opción ideal es brindarle una educación adecuada y, por supuesto, la socialización. Con una muy buena cantidad de ejercicio y habilidades sociales bajo su collar, estarás evitando que tu compañero de vida sea muy ladrador o asustadizo, características que suelen ser asociadas con perros de tallas pequeñas.