Ámelos como a su familia. Aliméntelos como a su familia.®

Prevención de lesiones en perros senior

Perro en el veterinario

Cualquier padre de mascota puede confirmarlo: es muy rápida la transición de un cachorro a un perro de edad avanzada. La edad trae consigo algunas preocupaciones cuando se trata de mantener a tu viejito saludable y libre de lesiones.

Te compartimos algunos recordatorios que ayudarán a que tu mejor amigo envejezca con gracia.

Dieta saludable y ejercicio

Estos dos factores pueden tener un gran impacto en la salud general de tu perro.¡Comienza cuanto antes! En la rutina diaria de tu perro debe de haber una forma de ejercicio, ya sea correr en la mañana, un largo paseo en la tarde, un viaje al parque más cercano o todas las anteriores.

Ejercitar a tu perro varias veces al día siempre es mejor, debido a que el ejercicio regular y apropiado ayudará a que los huesos y los músculos de tu mejor amigo se desarrollen adecuadamente, lo cual representa un menor riesgo de tener una lesión en el futuro.

El alimento correcto también ayuda a que tu perro mantenga un pelaje saludable y tenga bienestar dental, cerebral y ocular. También ayuda a mantener fuertes sus huesos y músculos, lo cual reduce el riesgo de lesión. Blue Buffalo® ofrece una amplia variedad de alimentos formulados para perritos senior que brindan los nutrientes necesarios para apoyar la salud del sistema inmune y proveen proteínas que ayudan a mantenerlo fuerte.

Calentamientos

Los perros son propensos a tener episodios de inactividad, especialmente si sus padres y hermanos humanos se van de casa todo el día. Los periodos de inactividad pueden provocar que se contraigan los músculos. Los perros jóvenes pueden recuperarse fácilmente de este comportamiento sedentario, pero no es necesariamente cierto cuando se trata de perros viejos.

Si llevas a tu perro senior a una excursión, a correr o a dar una vuelta por el parque, llévalo primero a una caminata de calentamiento. Si responde bien y no se estresa, aumenta el paso a trote durante unos minutos para prepararlo para una actividad más vigorosa. Es extremadamente importante que tu amigo peludo esté aclimatado apropiadamente para el ejercicio, así que aumenta el paso gradualmente para que estés seguro de que se siente cómodo.

Peso saludable, articulaciones sanas

Con el tiempo, los perros activos pueden sufrir el deterioro de las articulaciones, lo cual puede provocar una lesión o problemas crónicos.

De acuerdo con la American Kennel Club Canine Health Foundation: “Algunos perros aman tanto sus actividades, que esto puede convertirse en una desventaja para ellos mismos.” El sobreesfuerzo puede poner un estrés innecesario en las articulaciones y hacer que sean propensas a una lesión. Vigila la actividad de tu perro para asegurarte de que esté haciendo la correcta cantidad de ejercicio. Tu veterinario puede ayudarte a revisar el estado de salud de tu canino y aconsejarte sobre el nivel de actividad y el regimen que requiere.

Los perros que tuvieron una lesión de articulación en una edad joven tienden a desarrollar artritis conforme envejecen. Por ello, es mejor cuidarlo de problemas con las articulaciones y signos de lesión y consultar con tu veterinario. El tratamiento temprano de las afecciones en las articulaciones puede prevenir mayores problemas en el futuro.

El peso tiene un papel importante también. Si tu canino carga un exceso de peso, entonces está poniendo un estrés innecesario en sus articulaciones, músculos y huesos —todos propensos a una lesión. Si tu mejor amigo batalla para tener un peso saludable, considera cambiar la cantidad de comida o el tipo de alimento que consume.

Identifica las señales de lesión

Perro

La cojera, los sonidos inusuales y los lloriqueos son signos obvios de que tu perrito está lastimado. Algunos canes muestran signos más sutiles de dolor, por ejemplo, se esconden en silencio detrás de árboles o arbustos si están afuera, o debajo de objetos si están en casa. Incluso pueden comenzar a temblar.

Duncan Lascelles, profesor de cirugía y manejo de dolor de la NC State University College of Veterinary Medicine, comenta que incluso los detalles más simples, como el cambio de humor, pueden indicar dolor. “Las personas se vuelven irritables e intolerantes cuando sienten dolor, lo mismo sucede con las mascotas.”

Si notas algún signo de incomodidad en tu perro, llévalo con el veterinario inmediatamente.

Un perro sano es un perro feliz

Naturalmente, tu veterinario es la línea de defensa más fuerte que tiene tu amigo de cuatro patas. Mantente al corriente con los chequeos y hazlos con mayor frecuencia conforme vaya envejeciendo.

Tu veterinario siempre será tu mejor fuente de consulta y el mejor consejero para ayudar a que la colita de tu perro siempre esté balanceándose de un lado a otro durante toda su vida.