Ámelos como a su familia. Aliméntelos como a su familia.®

Puppy Teething Survival Tips

Hay pocas cosas que brinden tanta felicidad como traer un cachorro a casa. Esa colita serpenteante y orejas perezosas son suficiente para hacer que se te derrita el corazón. Es tiempo de descubrimiento, crecimiento y de fortalecer el lazo familiar.

Después de las primeras semanas de dicha, los cachorros comienzan a desarrollarse y eso significa que comenzarán los dolores del crecimiento. Uno de ellos es el cambio de dientes.

Ya sea que hayas rescatado a un cachorro de 6 meses de edad de un refugio o lo hayas comprado en un criadero, el cambio de dientes es un proceso del crecimiento que no se puede evitar. Es doloroso, irritable y generalmente tiene como consecuencia que tu par de zapatos favorito termine masticado y bañado de saliva.

Te compartimos algunos tips para que el cambio de dientes sea una experiencia menos desagradable para tu pequeño amigo:

¡Que comience el cambio de dientes!

Es probable que tu cachorro haya comenzado con las etapas iniciales del cambio de dientes antes de haber llegado a casa. Entre las 2 y 4 semanas de edad, los dientes de leche comienzan a aparecer.

A los 2 ó 4 meses de edad, el cambio de dientes empieza y puede durar entre 2 ó 3 meses. Los caninos adultos de tu cachorro comenzarán a remplazar los dientes de leche. No te alarmes si no encuentras tirado el diente en algún lugar de la casa, muchos cachorros los tragan cuando aparece el diente de adulto.

Comienza con el alivio

Muchas técnicas para aliviar el cambio de dientes en cachorros se basan en una simple acción: masticar.

Cualquier tienda de mascotas tendrá en sus anaqueles una amplia variedad de juguetes para morder. Hay juguetes de felpa, de goma, de plástico, palitos para morder, huesos, etc. Aunque no necesites uno de cada uno, siempre es bueno tener opciones. El tipo de alivio que tu cachorro busca puede cambiar durante el proceso de cambio de dientes, por lo que es mejor tener a la mano algo que le acomode.

Para cubrir todos los ángulos, te recomendamos algo duro, algo suave y algo comestible, como los palitos masticables o los huesos. Tener diferentes formas y texturas es ventajoso. Incluso los cubos de hielo pueden brindar gran alivio a tu cachorro.

Quizá también quieras incluir un juguete de cuerda para tirar y aflojar. Esta actividad puede ser buena tanto para el cambio de dientes como el entrenamiento, el cual es crítico durante el desarrollo de tu cachorro. ¡Recuerda! Sólo usa juguetes para cachorro que estén aprobados. Los artículos para el cambio de dientes de bebés no están indicados para cachorros.

Hacer la mayor parte

Para los bebés, la salida de los dientes está marcada por una incomodidad e irritabilidad extrema. Por otro lado, los cachorros muestran esta incontrolable urgencia por, literalmente, desgarrar las cosas.

El morder y masticar son comportamientos naturales durante este periodo. No sólo se trata de tu cachorro tratando de aliviar su dolor, sino que también está intentando desarrollar una relación con su ambiente. La mejor táctica para proteger tus manos, muebles y ropa (los cuales atraen mucho a los cachorros) es colocar estos artículos fuera de su alcance y brindar fácil acceso a sus juguetes para masticar.

El cambio de dientes puede ser realmente incómodo, pero también es un momento crucial en el desarrollo social de tu cachorro.

Usa el cambio de dientes como una oportunidad de aliviar el dolor con el fortalecimiento del lazo entre ambos con juegos. Así tu perrito sabrá la diferencia entre los artículos que puede masticar y los que no, por ejemplo, ese par de zapatos de tela italiana que tanto atesoras.

Al final del día, el mejor regalo que le puedes dar a tu cachorro es amor, atención y una saludable dosis de paciencia.

¡Que comience el cuidado dental!

Una vez que hayas pasado la fase del cambio de dientes, es importante que te asegures de que tu cachorro mantenga una buena salud en dientes y encías. Las caries y las enfermedades en las encías son una preocupación real en perros que llegan a la vejez. Los buenos hábitos desde joven hacen maravillas en la vida futura.

Como con los humanos, el cepillado regular y una rutina de chequeos son críticos para proteger los dientes de tu cachorro. Incluso algo tan simple como el uso regular de palitos dentales puede ayudar a evitar patógenos peligrosos en el hocico de tu mascota, asimismo, también son un delicioso treat.

¡Recuerda siempre!

Si sientes que estás teniendo dificultad para entender a tu perro y brindarle una solución, no te asustes. Cada perro es diferente. Debes tener paciencia y seguir intentando. No dudes en discutir cualquier preocupación sobre el cambio de dientes o dudas con tu veterinario, especialmente si surgen complicaciones con la salud dental de tu cachorro. Con mucho amor y atención, harás que esta transición sea suave e indolora tanto como sea posible para tu cachorro y para ti.

 

Explora Baby BLUE

¿Sabes sobre nutrición?

Toma nuestro baby BLUE test y evalúa tus conocimientos sobre nutrición para cachorros y aprende más sobre los ingredientes sanos y holísticos en los alimentos BLUE

Responde el Quiz